Medidas propuestas para mejorar el funcionamiento de las Residencias de Mayores en Navarra

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La Asociación Navarra de Empresas de Consultoría (ANEC) considera un deber cívico y consustancial a su razón de ser formular una serie de aportaciones que, sin duda, complementan las presentadas desde otras asociaciones y organizaciones empresariales al ‘Plan Reactivar Navarra 2020-2023′.

Entre las 35 medidas/aportaciones presentadas en un reciente encuentro con la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, algunas versan sobre la ineludible reflexión a llevar a cabo tras lo ocurrido en las residencias de mayores durante la pandemia.

El modelo vigente en Navarra tiene ya 29 años y era algo más o menos aceptado por todos los agentes del sector la necesidad de revisarlo. La afección, trágica afección, de la pandemia a los centros de personas mayores no ha hecho sino acelerar la necesidad ya existente. La reciente apertura por parte del Ejecutivo del proceso participativo para la elaboración del futuro Decreto Foral que regulará el funcionamiento de las residencias de mayores es una buena noticia.

Desde ANEC ponemos a disposición del sector la experiencia y el conocimiento que varias de las empresas asociadas tienen en esta materia y, sin ánimo de ser exhaustivos, si queremos exponer algunos de los aspectos que el nuevo modelo de funcionamiento debe abordar de forma profunda para atender a las más de 8.000 personas que viven en los de más de 300 centros existentes en Navarra

 

Mejorar funcionamiento Residencias de Mayores Navarra

Cambio en el modelo de atención, el cual debe estar orientado al “Modelo de Atención Centrada en la Persona” (ACP). Este modelo no debe ser únicamente una referencia sino un estándar de obligado cumplimiento, verificable y evaluable. La “Historia de Vida” debe ser la herramienta sobre la que pivote el modelo.

Establecimiento de modelos arquitectónicos que configuren centros más parecidos a un hogar en cuanto a dimensiones, distribuciones, etc. Este cambio no solo afecta a las que podíamos denominar “macro-residencias” (de las que varios ejemplos tenemos en Navarra) sino también a las medianas y pequeñas. Evidentemente esto supone en prácticamente todos los casos fuertes inversiones a desarrollar de forma paulatina y ante las que la Administración también deberá tomar postura en cuanto a su financiación. Revisión de los criterios cuantitativos referentes a los requisitos de personal en estos centros. Recálculo de los costes reales y aplicación de los mismos a los convenios de plazas públicas. Reforzamiento de los servicios de inspección del Gobierno de Navarra. Revitalización y redefinición de funciones y sistema organizativo de los “Consejos de Participación”. La virulencia con la que la pandemia ha atacado a los centros de personas mayores nos ha sobrecogido a toda la sociedad. Por una parte, por el duelo personal y/o colectivo de la pérdida inherente a la misma y por otra parte porque ha atacado a una las partes, junto con la infancia, más vulnerables. No cabe duda de que también la certeza, o al menos el deseo, que todos queremos llegar a ser mayores ha influido en que este impacto sea todavía más duro por aquello de que no queremos pasar por algo ni parecido. En cualquier caso, como ya se ha indicado antes, la reflexión y el cambio de modelo no deben venir dados única y exclusivamente por la pandemia, sino como una necesidad de avanzar en la mejora de la atención a las personas mayores.

 

 

Iñaki Cervantes

Secretario de ANEC

Socio-Consultor de SINERGIUM

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

ANEC

Asociación Navarra de Empresas de Consultoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *