Nuestra pequeña aportación como empresa consultora

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las empresas de consultoría, estamos acostumbradas a trabajar con todo tipo de clientes, desde empresas multinacionales pasando por pymes y también con microempresas, que abarcan todo tipo de sectores de actividad.

 

Desde Áctima RRHH no somos una excepción en lo comentado en el párrafo anterior. Podíamos comentar diferentes proyectos realizados con éxito para las organizaciones industriales para las que trabajamos. Sin embargo nos vamos a centrar en una situación en la que hemos aportado nuestro granito de arena y nos sentimos orgullosos por el resultado tan extraordinario conseguido, que no es ni más ni menos que conseguir que se incorporen al mundo laboral con un trabajo estable personas con riesgo de “Exclusión social”.

 

Llevamos años colaborando activamente con una empresa instalada en Navarra dedicada al sector Distribución. En un momento determinado se detectó la necesidad de incorporar personas a los departamentos de frescos de esta empresa. Una de las dificultades que nos encontramos fue que no había personal cualificado para desempeñar dichos trabajos. Tras un análisis pormenorizado de la situación se contactó con una conocida Fundación instalada en Navarra y se colaboró con ella para poder organizar un curso de “Pescadería”, dicha Fundación fue la encargada de realizar la selección de las personas que acudirían al curso de formación. La mayoría de las personas seleccionadas son personas de países Iberoamericanos y del Norte de África, y en menor medida personas de Navarra.

El curso de “Pescadería” consta de dos partes muy diferenciadas, una de ellas teórica impartiéndose materias como atención al cliente, prevención de riesgos laborales y manipulación de alimentos. La segunda parte consta de manipulación de los diferentes tipos de pescado. Todas las personas implicadas en la formación no disponen de ninguna experiencia en este tipo de trabajo, y parten por tanto de cero al inicio del curso formativo. Destacamos la buena actitud y predisposición desde el primer momento mostrada por las personas implicadas.

 

El curso fue de una duración de 119 horas en total. De las diez personas que finalmente acabaron el curso cinco de ellas fueron contratadas por un periodo de seis meses de duración. Una vez finalizado este contrato inicial, cuatro de ellas están actualmente contratadas por la empresa con un contrato fijo a jornada completa.

 

Para Áctima más que él éxito por el proyecto empresarial en ese momento,   nos marcó el reconocimiento no solo  de la propia empresa cliente, sino sobre todo el de esas personas a las que hemos conocido con historias personales dramáticas que hubiesen llenado más de un artículo de prensa. Ello demuestra que en situaciones complicadas, cuando vemos el túnel somos capaces de salir a flote y con buena predisposición, ganas, entusiasmo es posible conseguir lo que nos propongamos.

 

Seamos optimistas.

 

Áctima Consultoría en Recursos Humanos

 

Pescadería e inserción profesional

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *