5 Pasos para Mejorar los Resultados de mi Empresa

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En la actualidad, y con la ya no tan novedosa proliferación de Internet y todas sus herramientas, el mundo empresarial se ha convertido en una auténtica jungla en la que la competencia es feroz. Sin embargo, al mismo tiempo este fenómeno ha brindado nuevas oportunidades tanto para las empresas ya consagradas, como para las PYMES y los autónomos que se quieren hacer un pequeño hueco en el mercado.

Pasos para mejorar los resultados de mi empresa

En esta tesitura, mejorar los resultados de tu empresa no siempre te resultará sencillo, pero en muchas ocasiones los movimientos a realizar son el “sota, caballo y rey” de los negocios; es decir, hay factores que siempre que se lleven a cabo de manera adecuada van a funcionar, y si quieres triunfar en el mundo empresarial no te queda más remedio que utilizarlos.

Nosotros hemos querido ofrecerte algunos pasos que no te vendrán nada mal. Si los cumples y lo haces bien, no tenemos la menor duda de que los resultados de tu empresa van a mejorar. Eso sí, antes que nada, damos por hecha una cuestión imprescindible: el producto o servicio que comercializas -porque ésta es la razón de ser de cualquier empresa- merece la pena, de lo contrario lo mejor es dejarlo y comenzar con otro proyecto en lugar de intentar optimizar algo que no tiene margen de mejora.

Dicho esto, vamos a meternos en el barro. ¿Qué necesitas para mejorar los resultados de tu empresa? Lo primero es tener ilusión y muchas, pero que muchas ganas, además de armarte de paciencia y ser realmente constante. Por lo demás, desde ANEC nos encargamos de darte las claves, gracias a nuestra experiencia al respecto como consultores podemos manejarnos a la perfección en este tema.

#1 Potencia tu imagen corporativa

Puede parecer una minucia: si cuento con un producto o servicio maravilloso, ¿para qué necesito cuidar la imagen de mi empresa? Al fin y al cabo, lo que interesa son las ventas. Si piensas esto, no podrías estar más equivocado y más acertado al mismo tiempo.

Lo que importa son las ventas, por supuesto, pero ¿te has planteado alguna vez que lo que piense el cliente acerca de tu empresa es fundamental para los resultados?

Cuida tu imagen corporativa al detalle para que se te reconozca con facilidad y para tener un público fiel. El nombre, el logo, el uso de las redes sociales, el marketing, los eventos, las apariciones en los medios de comunicación o cualquier acto en el que se involucre tu empresa, alimentarán para bien o para mal su imagen entre el público.

Estudia bien este aspecto y trata de mejorarlo si consideras que es mínimamente susceptible de hacerlo. Cuando tus clientes -reales y potenciales- te reconozcan a la perfección por tu producto, tu nombre, un color o un logotipo, empezarás a ver cómo tus resultados suben como la espuma.

#2 Plantea una gran estrategia general

Plantea una gran estrategia general para mejorar los resultados de tu empresa

Más allá de los pasos y claves que podamos comentar en este post, está claro que cualquier negocio necesita tener una base sólida para nacer, crecer o consolidarse, y tu empresa no iba a ser menos, así que si quieres que funcione realmente no te queda otra que ponerte manos a la obra y comenzar a trazar una gran estrategia.

Esta maniobra engloba infinidad de aspectos -incluyendo el del punto anterior- pero en este post nos vamos a centrar únicamente en los más importantes: mercado, producto, competencia, target y objetivos. En cualquier caso, lo que has de tener claro es que se trata de analizar, estudiar y medir al detalle todo aquello que tenga que ver mínimamente con tu empresa, así que vamos a ponernos manos a la obra.

Estudia el mercado

Ya lo hemos dicho: estás en una jungla en la que quieres triunfar, y para ser el rey de la selva necesitas conocer el mercado palmo a palmo, rincón a rincón, y cuando lo consigas a ver quién es capaz de sacarte de tu trono.

Más allá de las metáforas, céntrate en los campos en los que se vayan a mover tu empresa y tu producto. Si te vas al mercado internacional, métele caña a aquellos países en los que quieras vender, estúdialos al milímetro o cuenta con alguien -esto lo veremos más adelante- que los conozca a la perfección.

Si prefieres centrarte en casa, analiza bien cualquier detalle: ¿a través de qué canales es mejor vender tu producto? ¿Cuál sería su precio adecuado? ¿En qué ciudades puede tener mejor acogida? Y mil cuestiones más que tendrás que inventar, porque ya sabes que cuanto más conozcas el mercado, mejores resultados obtendrás de él.

Centra esfuerzos en tu producto

Al principio del post te decíamos que dábamos por hecho que tu producto merecía la pena. Está claro que de lo contrario no tendría sentido publicar este artículo; no obstante, eso no significa que lo que pretendes vender no se pueda mejorar. Estúdialo bien y no pares nunca de imaginar y crear ideas.

Cualquier cosa que puedas hacer para optimizar un producto o servicio, desde añadirle usos hasta cambiar su estética o reducir su precio, puede tener un gran impacto a la hora de cosechar los resultados. Se trata de aumentar los números, y aquí, como en el amor y en la guerra, nos vale casi todo.

Investiga a tu competencia

Volviendo nuevamente a nuestra alegoría de la jungla, está claro que aquí se trata de convertirse en el más fuerte. Ya hemos tratado de perfeccionar nuestro producto, sabemos bien cómo funciona el mercado y nos estamos empezando a hacer un hueco en él, ¿y ahora qué?

Lo más probable es que tu producto o servicio no sea el único de sus características, y si lo es, habrá otros que sirvan para lo mismo. Aquí es donde entra la competencia y tus capacidades para superarla, ¿qué tienes que hacer para eso? Investigarla hasta conocer todo lo que puedas sobre ella y saber anticiparte a sus movimientos. Toma buena nota de lo que hace bien y mal, y trata de imitar los aspectos positivos perfeccionándolos.

Investiga a tu competencia para mejorar tus resultados como empresa

A este respecto, no estaría nada mal que crearas un cuadro DAFO en el que establecieras cuáles son las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades que se encontrará tu empresa frente a sus competidoras.

Encuentra y conquista a tu target

Uno de los principales factores a la hora de que un negocio funcione es el conocimiento del target. Lo hemos repetido por activa y por pasiva, en este mismo texto y en muchos otros, pero nunca está de más recordarlo y ahondar en el asunto. Se trata nuevamente de un asunto de investigación: has de seleccionar a tu público y conocerlo a la perfección sí o sí, no existe otra opción.

Tú decides el perfil de tus clientes desde el mismo momento en el que eliges qué vender.

El propio producto o servicio marcará el target, ya que no existe absolutamente nada que interese a todo el mundo por igual. Dicho esto, lo que te corresponde a ti es segmentar: está bien que sea un público amplio, cuanto más mejor, pero no intentes abarcar mucho más y céntrate en ese perfil, porque lo demás es malgastar recursos de todo tipo.

Una vez tengas claro esto, céntrate en conocer al máximo a este sector del público al que quieres llegar, ponte en sus zapatos y piensa como él. A partir de ahí, solo te queda darle lo que quiere en todos los aspectos, empezando por el producto en sí y terminando por las formas y canales de marketing; TODO.

Márcate unos objetivos ambiciosos pero reales

En base a todos los aspectos que hemos mencionado, debes marcarte unos objetivos. Sé todo lo ambicioso que puedas, pero nunca superes la delgada línea del realismo, si te sales de ahí todo se complicará con total seguridad. Por eso mismo hemos incluido los objetivos al final de nuestra investigación. En realidad, lo lógico es marcarlos también al principio, pero una vez hayas estudiado tu propio producto, el mercado, la competencia y el target todo será mucho más certero.

Aquí se trata de aumentar los resultados de tu empresa, pero este es un objetivo demasiado general, debemos pautarlo y separarlo en función de los datos recopilados. Digamos que lo mejor sería marcar pequeños objetivos que acaben por acercarnos a la meta final que acabamos de mencionar.

#3 Utiliza todos los canales que estén a tu alcance

A estas alturas no te puedes permitir el lujo de no formar parte de Internet. Si hasta ahora no lo has hecho y quieres aumentar tus resultados, empieza por aquí y habrás dado un paso de gigante para lograr lo que pretendes.

Si ya estás en Internet, ve más allá y trata de hacerlo lo mejor posible. Una página web decente y la presencia suficiente en las redes sociales ya te aportarán mucho, pero vamos a detenernos un poco para ver qué te interesaría llevar a cabo.

Muestra una buena página web

 

Mejora los resultados de tu empresa con una buena página web

Si sueles navegar por Internet -mucho nos extrañaría que no lo hagas- te será más fácil ponerte en la piel de tus clientes. ¿Qué necesitas para sentirte cómodo en cualquier web y no salir corriendo nada más llegar a ella? Un mínimo de estética, mucha sencillez en las rutas y acciones y que te dé confianza, sobre todo en caso de que se utilice como canal de venta. No dudes en llevar todo esto a cabo.

Implementa un blog dentro de la propia página web

Para aumentar tus ganancias es imprescindible que te hagas ver entre los resultados de los buscadores; es decir, por maravilloso que sea tu producto, si nadie te encuentra en Internet y no te conocen, no vas a tener grandes ventas. Ahora bien, si decides utilizar un blog y cuidarlo como es debido, prepárate para ver cómo los números de tu empresa ascienden prácticamente a máximos históricos.

Una buena selección de palabras clave en su justa medida -no es bueno pasarse ni quedarse corto- para ganar posiciones en los buscadores, y un flujo de datos útiles con cierta frecuencia, te servirán, no solo para hacerte visible, sino también para fidelizar a un público al que mantendrás informado y que confiará en ti.

Utiliza adecuadamente las redes sociales

Mantente activo en las redes sociales, sin pasarte para no aburrir y sin quedarte corto para no pasar desapercibido. Trata de interactuar todo lo que puedas con tus seguidores ofreciéndoles atención al cliente y resolución de dudas, concursos que estimulen su participación, información relevante relacionada con tu empresa, productos y servicios, y multiplicarás las posibilidades de aumentar tus resultados. Eso sí, no te olvides de enlazar todos tus perfiles en redes sociales con tu página web.

#4 Plantea una buena estrategia de marketing

Vayamos al grano con este punto: si te quieres publicitar offline, adelante, no dudes en hacerlo, pero nunca sustituyas el marketing online por esta opción. O te dejas ver por todas partes o te centras únicamente en Internet, pero nunca desestimes esta herramienta.

Dicho esto, elige las opciones que más te interesen; son infinitas, así que no nos vamos a extender entrando en cada una de ellas porque necesitaríamos otro post, pero las tienes desde las más sofisticadas hasta las más simples, desde las más caras hasta las gratuitas.

Una gran estrategia de marketing aumentará los resultados de tu empresa

Crear tus propias newsletters, generar anuncios en los buscadores a través de Adwords y ofrecer publicaciones patrocinadas en las redes sociales son algunas de las más conocidas entre un sinfín de acciones que aumentarán los resultados de tu empresa sin ninguna duda. No dudes en probar y decidir cuáles son las mejores para tu negocio.

#5 Mejora tu empresa para aumentar sus resultados

Por último, te ofrecemos una serie de consejos rápidos para mejorar tu empresa a nivel general, detalles de gran relevancia que pueden suponer un gran aumento de tus ganancias a final de mes.

Algo que no podemos olvidar y que no tiene que ver únicamente con el mundo online, ya que se debe llevar a cabo en cualquier tipo de empresa, es la optimización de los procesos. Aunque es de cajón, nunca está de más recordarlo: trata de abaratar costes en cada uno de los pasos que dé tu producto, desde su fabricación hasta su venta. Esto no se trata de convertirse en tacaño, sino de invertir en los aspectos que sean más rentables, y evitar los gastos que no sean estrictamente necesarios. Revisa los procesos periódicamente y te darás cuenta de que siempre hay algo que mejorar.

Por otra parte, un consejo infalible para la mejora de resultados es que intentes optimizar tu empresa desde dentro: rodéate de los mejores empleados buscando el talento a través de un gran trabajo de recursos humanos y alimenta el buen ambiente entre los empleados, creando una gran cultura corporativa y organizacional y evitando los problemas entre ellos.

Trata de renovar tu empresa constantemente, no dudes en copiar a tus competidores y darle una vuelta de tuerca más a sus propuestas, pero sobre todo intenta innovar con tus productos y servicios: es la mejor forma de mantenerte a la vanguardia en el mercado.

Por último, relaciónate con otras empresas que puedan ser de utilidad para el crecimiento de la tuya. Acude a eventos de networking y construye alianzas y, por supuesto, no tengas miedo a asociarte con otros negocios que sumen valor.

ANEC es un gran ejemplo de ello, así que si tu empresa es de consultoría no deberías esperar para sumarte a nosotros, y si no lo es, te animamos a formar parte de cualquier otra asociación. Merece la pena.

Imagen: Results over Reasons

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

ANEC

Asociación Navarra de Empresas de Consultoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *