Los stakeholders y la estrategia competitiva

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

En estrategia de empresa se denomina “stakeholders” a los grupos en que podemos clasificar a las personas que comparten una actividad que influye o pueden influir en la Cadena de Valor. Accionistas, empleados, clientes, distribuidores, proveedores, son algunos ejemplos de “stakeholders”.

 

La traducción literal al español de stakeholder es “el que sujeta el palo o la vara”. En lenguaje corriente diríamos que es “el que tiene la sartén por el mango”.

 

Los stakeholders son por tanto, grupos de personas que desde diferentes responsabilidades, roles y enfoques, tienen interés en la empresa y sobre los que la empresa tiene o debería tener un especial interés; de ahí que se les denomine también “grupos de interés”.

 

El interés tiene que ser mutuo, porque ambos se necesitan para crear valor. El interés de una parte desaparecerá en cuanto desaparezcan las condiciones que le permiten beneficiarse de la relación y se intensificará si las nuevas condiciones lo incrementan.

 

Si la empresa, un sector económico, una comarca o un clúster no tiene claramente identificados a sus stakholders y desconoce el verdadero interés que les relaciona, cualquier movimiento estratégico e incluso táctico que realice puede romper la cadena de valor y traer graves consecuencias para todos.

 

La conocida como “Teoría de los Stakeholders” formulada por varios académicos de prestigiosas Escuelas de Negocios americanas e inglesas, pero impulsada principalmente por Freeman a mediados de los 80, sugiere que gestionar y diseñar la

estrategia de las organizaciones teniendo en cuenta a los “Grupos de Interés” es la mejor manera de obtener y defender ventajas competitivas para crear valor.

 

La propuesta parece obvia, pero quién conozca bien el mundo empresarial sabe que ese ejercicio de identificación de stakeholders, de descripción y evaluación de los mutuos intereses, y de fortalecimiento de las relaciones no es habitual.

 

La importante Escuela de psicología Gestalt, considera la percepción del individuo como el mecanismo de defensa que en condiciones de incertidumbre o en situaciones inesperadas, le lleva a tomar las mejores decisiones para sobrevivir.

 

La percepción, probablemente en parte heredada, pero principalmente conformada a partir de la experiencia y del conocimiento acumulado, le permite al individuo complementar las carencias de información de que dispone, cuando tiene que tomar decisiones importantes y actuar.

 

La percepción de quienes con conocimiento y experiencia observan una organización desde diferentes perspectivas, encierra por tanto información de gran valor para quienes deben dirigirla.

 

Buscar buen consejo siempre ha sido una actitud inteligente y hoy en día, conocer lo que perciben los stakeholders de una organización es una función crítica de su dirección.

 

En la medida en que desde sus atalayas los stakeholders le alerten de peligros y debilidades, revelen nuevas oportunidades y destaquen la importancia de sus fortalezas, la organización sobrevivirá y se fortalecerá.

 

Como consecuencia de lo anterior podemos afirmar que la dirección empresas y en general de las organizaciones, está pasando de ser mono-referencial (Stockholders = Accionistas o Administradores) a ser pluri-referencial ( Satakeholder = Grupos de Interés).

 

De dirigir pensando únicamente en maximizar el valor del accionista, las mejores empresas, las más competitivas están adoptando estilos de dirección que buscan equilibrar de manera óptima los intereses de sus stakeholders, dando por hecho que esa es la única vía para conseguir maximizar a largo plazo el valor del accionista.

 

Esta actitud directiva, en el entorno de una economía cada día más abierta, más global y en la que todo sucede más rápido, hace que la gestión se complique. La mayor incertidumbre eleva la complejidad del proceso para la toma de decisiones y los cambios del mercado exigen respuestas rápidas. ¿Hay tiempo para la reflexión estratégica tradicional ?

 

La experiencia que realizamos en ANEC entre abril y mayo de este año, utilizando la Metodología Indexfokus para evaluar “ La Competitividad de Navarra percibida por sus Consultores”, es una respuesta a esa pregunta.

 

Desde sus diferentes atalayas o enfoques, los consultores observan la realidad de Navarra. Existe interés mutuo entre la Comunidad y los Grupos de Consultores que se determinaron según su especialidad: En Navarra se crea valor con la contribución que las consultoras hacen a su economía y los consultores generan valor para sí mismos en contrapartida.

 

La percepción de los consultores de Navarra, tiene un gran valor para la Comunidad. La experiencia y el conocimiento acumulado de quienes trabajan desde su especialidad como consultores dentro de la economía navarra, encierra información de enorme valor para evaluar la competitividad de Navarra. 


En apenas dos meses hemos podido recoger las percepciones de los consultores que han querido colaborar en el estudio y transformándolas en números tratarlas según el modelo Indexfokus.

 

Alineada con la metodología econométrica que propone el Word Economic Forum, pero que por sus especiales características técnicas la Comisión Europea sólo elabora cada tres años para las Regiones Europeas, Indexfokus no ha puesto a Navarra en un ranking de competitividad de Regiones, pero sí ha determinado en dos meses el nivel competitivo de nuestra Comunidad que perciben sus consultores y lo que resulta de mayor valor: ha buceado a nivel de Factor o Pilar de la Competitividad, para encontrar sus causas.

 

No somos los únicos stakeholders, hay otros Grupos de Interés que deberían participar recurrentemente en estudios similares, pero a partir del realizado por ANEC, al menos desde nuestro enfoque de consultores, podemos conocer los factores en dónde se esconden los mayores “huecos de la competitividad de Navarra” y proponer la estrategia para hacer más competitiva a nuestra Comunidad en un entorno global.

 

 

Enrique Díaz Moreno

Ingeniero Industrial. MBA IESE.

Profesor Asociado de Estrategia en la Upna.

Socio Director de Businessfokus.

 

 

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *