La oportunidad de la crisis

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

Es en los momentos de dificultad cuando algunas personas activan todo su potencial y dan soluciones a las situaciones conflictivas que se encuentran. Aunque es verdad que no todas las personas reaccionan así, y muchas se dejan llevar por el desánimo de las circunstancias hundiéndose en el ambiente general.

 

Si hablamos del mundo de la empresa ocurre exactamente lo mismo, sólo que a las personas que acometen nuevos proyectos las llamamos emprendedores, aunque en realidad no requieren de dificultades en su entorno para emprender.

 

Es en estos tiempos en los que la palabra crisis está omnipresente en toda conversación, y no hay plan del tipo que sea que no la contemple, precisamente cuando más ingenio y más proyectos estamos detectando entre los emprendedores.

 

Esto último tiene su lógica y todos podemos convenir con esta realidad, ya que el desempleo en crecimiento y la bajada en las cuentas de resultados de las empresas, hacen comprometer desde el empleo propio hasta el proyecto empresarial. Y es cuando un número cada vez mayor de personas activan todo su potencial y se plantean lanzarse a emprender.

 

Todos sabemos que son los emprendedores los que crean, desarrollan y hacen realidad los proyectos, y que en estos momentos es cuando más ayuda de todo tipo necesitan. Desde la ayuda y acompañamiento para la definición y conceptualización del proyecto hasta ayudas a proyectos de carácter innovador o incluso de investigación y desarrollo.

 

El efecto beneficioso de llevar adelante un proyecto de emprendimiento por pequeño que sea es de tal naturaleza (daría para otro artículo comentarlo), que la sociedad tiene mucho interés en fomentarlos. Y las Administraciones con las que cuenta la sociedad, debieran estar muy interesadas en fomentarlas también.

 

Si además el proyecto tiene componentes de investigación, desarrollo tecnológico, o tiene carácter innovador, el interés de la sociedad es todavía mucho mayor. Ya que la sociedad contará con un proyecto con una perspectiva de futuro, y que participará de la llamada economía del conocimiento. Todo ello será mayor garantía de continuidad del proyecto con el tiempo, gracias a su mayor competitividad.

 

Sin embargo nos encontramos con la paradójica ausencia en estos tiempos de dificultad de ayudas de cualquier tipo a estos posibles emprendedores. En este contexto, algunos proyectos se pierden, otros esperan una ocasión mejor en que las Administraciones decidan ayudarles, o en otras ocasiones los proyectos tendrán un alcance menor del potencial que hubieran tenido con la conveniente ayuda.

 

Por lo tanto si sabemos que la crisis es una oportunidad y el emprendimiento un potencial a nuestro alcance, sería un error no fomentar estos proyectos y ayudarlos cuanto antes desde las Administraciones, para que más proyectos vean la luz en este túnel, del que tarde o temprano saldremos.

 

 

Raúl Jáuregui Martinez de Morentin

@Rauljauregui

Consultor

CG Navarra, s.l.

 

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *