HORA DE COMUNICAR PARA RECONSTRUIR

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

 

Trabajar para distintas empresas, en diferentes sectores y con diversas problemáticas nos permite tener nuestra propia visión de la actual situación económica. En Novacom, durante estos últimos meses, hemos dejado de trabajar sobre todo en temas de comunicación de crisis (EREs, cierres y ventas de empresa) para volver a enfocarnos en la creación de nuevas herramientas de comunicación externa e interna y en el diseño de estrategias para llegar a nuevos mercados. Esto es lo que demandan ahora nuestros clientes y es una prueba bastante clara de que las empresas ya han recortado todo lo que podían, se han hecho más eficientes, y ahora detectan nuevas oportunidades de crecimiento.


Pero después de una crisis tan dura y prolongada, la reconstrucción no va a ser nada fácil. Se estima que puede durar unos 10 años. En cualquier caso llevará tiempo porque, entre otras cosas, todos los empleados de las empresas en las que colaboramos muestran inquietud en mayor o menor medida. Aunque la empresa en la que trabajan no haya estado entre las que más han sufrido, durante mucho tiempo han visto información sobre otras empresas en dificultades y han sido testigos directos de los problemas económicos que sufren familiares y amigos. Por lo tanto, los empleados quieren y necesitan que sus directivos sean claros respecto a la situación presente y a su impacto en el corto y medio plazo. Esta es la base para construir una comunicación eficaz y puede suponer la diferencia entre conseguir que un empleado se sienta un colaborador valioso y no una pieza ecasi insignificante en el mecanismo de la organización.


La credibilidad de los máximos directivos es de gran importancia para que los empleados se vuelvan a ilusionar. Pero son los mandos intermedios los que juegan un papel vital en este proceso, ya que muchos empleados confían más en su supervisor directo que en cualquier otra fuente de información interna. Sin embargo, vemos con frecuencia que no suelen estar formados en habilidades comunicativas para lograr una interacción positiva con sus colaboradores. La mayoría de los mandos intermedios no son conscientes de que mantener líneas de comunicación con las personas de su entorno forma parte de su responsabilidad profesional. De hecho, para la mayoría de ellos, la comunicación es una de las grandes asignaturas pendientes y no están preparados para sortear preguntas difíciles o reaccionar ante rumores en una reunión de grupo o en un encuentro individual.


Una comunicación interna bien planificada es un activo de vital importancia para alcanzar los objetivos estratégicos en esta época de incertidumbre.


Joaquin Echenique.

Novacom Comunicación Corporativa

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *