Cultura Organizacional. Hacia Dónde tienden las Empresas en su Organización

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Durante muchos años se ha tenido en cuenta la cultura corporativa de la empresa, de tal modo que los valores que regían a cada compañía eran definidos por la alta dirección de la misma. Pero este punto es algo que está cambiando cada vez más y está siendo sustituido por la cultura organizacional, que es hacia donde tienden las empresas en su estructura.

¿Qué hace de una empresa el que sea única y diferente a todas las demás? Sin duda, su sistema de valores, sus costumbres y también y de manera muy especial, la cultura que aportan sus empleados y la manera de interaccionar que tienen tanto entre ellos como con la dirección y el personal externo.

Cultura organizacional, hacia dónde tiende la organización de las empresas

De hecho, no hay que obviar un detalle tan importante como que cada trabajador aportará la experiencia que ha ido adquiriendo fuera de la empresa al trabajo que desempeñará dentro de ella, lo cual constituirá un elemento enriquecedor para la cultura organizacional en la compañía.

Por todos estos motivos, los departamentos encargados de los recursos humanos prestan cada vez más atención a la organización de la empresa como elemento interno cultural. Pero, ¿qué es exactamente la cultura organizacional? Vamos a averiguarlo.

Cultura organizacional ¿Qué es?

No se trata de un concepto único, sino de una serie de ellos que forman un compendio de experiencias, hábitos, valores, normas, etc., por las cuales se rigen un grupo de personas de un mismo ámbito empresarial. Este puede ser tanto público como privado.

Este conjunto anteriormente descrito es lo que va a determinar la organización interna, pero también la forma en la que van a interactuar tanto a nivel externo, como a nivel interno y entre el mismo personal. Dependiendo de cómo sea esta organización, las relaciones serán más propicias o menos, lo cual se verá trasladado a los resultados de productividad.

La característica principal de la llamada cultura organizacional frente a la antigua cultura corporativa es que se basa en que las normas no parten de la dirección. Por el contrario, estas vienen establecidas por todos los individuos que forman parte de la corporación y se basan en las experiencias vividas. Vienen recogidas en manuales, y por tanto son del conocimiento de todos y de obligado cumplimiento.

Los hábitos y valores en la cultura organizacional

Además de las citadas normas, hay más elementos que van a intervenir en ella, como por ejemplo los hábitos. Estos son los que fijan las características propias de la cultura organizacional, puesto que no son obligatorios, pero si se introducen para que haya un mejor ambiente de trabajo y todo el mundo esté en condiciones óptimas. Por ejemplo, en algunas empresas, antes de que existiera la prohibición de fumar, ya se implantó este hábito por resultar molesto para el resto de trabajadores que no fumaban.

Los hábitos del conjunto de la empresa, fundamentales en la cultura organizacional

Por otra parte, también se debe tomar en consideración los valores de los empleados. Estos pueden ser de dos modos:

  • Positivos. Habrá que potenciarlos. Son la honradez, las ganas de trabajar, la energía positiva, el ser puntual, la responsabilidad, etc.
  • Negativos. Habrá que corregirlos y ver el motivo por el que se producen para poder erradicarlos. Son la desidia, la desmotivación, la falta de ganas, la informalidad, el no cumplimiento, etc.

El hecho de no incentivar una buena cultura organizacional salió a relucir en gran manera con la reciente crisis económica. Aquellas empresas que no apostaron por este importante factor realizaron procesos de regularización de personal, efectuando recortes para disminuir gastos en lugar de apostar por incentivar y motivar a los empleados. Este hecho trajo consigo consecuencias nefastas para las compañías, que emprendieron este erróneo camino porque provocó fugas en los empleados más importantes y que más destacaban. Además, también propició que los que quedaban no estuvieran comprometidos con su labor, puesto que estaban más pendientes de la problemática del entorno.

Así que, en resumen, podríamos decir que la cultura organizacional de una empresa es aquella que, teniendo en cuenta todos los factores, crea una forma de organización interna que constituirá una herramienta eficaz para retener al empleado, fortalecer el compromiso con él, elevar su moral, comprometerlo y motivarlo con su trabajo y así aumentar la productividad y, por ende, los beneficios empresariales.

La importancia de la cultura organizacional en la empresa

Una vez visto en qué consiste exactamente, es más sencillo determinar la gran importancia que esta tiene a nivel empresarial, puesto que:

  • Ayuda a detectar, prevenir y solucionar los problemas de manera rotunda y rápida.
  • La organización se puede hacer en grupos de individuos que se complementen de manera que la productividad aumente en cada uno de ellos y a nivel grupal.
  • Se eliminan vicios adquiridos
  • Se mejoran los perfiles del personal de manera que el logro de objetivos se optimiza y se consigue de manera más rápida y eficaz.

Cómo se aplica la cultura en la Organización empresarial

Hay diversos puntos que debemos tener en cuenta a la hora de aplicarla correctamente. Veamos cuáles son y cómo se aplica de manera correcta e incorrecta.

Cómo aplicar la cultura organizacional correctamente en una empresa

Correcta

  • Creación de puestos de trabajo que sean flexibles en los cuales los trabajadores puedan aportar sus propias reglas y formas de proceder. Esto resultará enriquecedor para la compañía.
  • Dejar que los trabajadores intenten resolver los problemas que se les presentan y prestarles ayuda, no vigilancia.
  • Se motiva al personal premiando su dedicación, esfuerzo, productividad y fidelidad con compensaciones que no tienen por qué ser económicas. Puede ser un regalo, un día libre, etc.
  • Se estimula la participación del trabajador, se le anima para que sea creativo, para que innove, aprenda y busque nuevos caminos que aporten beneficios la entidad.
  • La resolución de conflictos se realiza de manera empática y proactiva. Escuchando y ayudándose entre todos y buscando un buen clima laboral.
  • La producción se basa en la motivación y el fomento del interés al trabajador.

Incorrecta

  • Puestos de trabajo rígidos en los que no se deja improvisar y en los que todos los empleados se rigen por los mismos procedimientos estandarizados para todos. De este modo, ya que no todos tenemos las mismas habilidades, no se desarrollará el potencial del trabajador.
  • No permitir que el empleado resuelva nada y estar continuamente encima. De esta manera no se forman profesionales autónomos, puesto que no se les permite desarrollarse y aprender.
  • No se motiva al trabajador en absoluto. Su dedicación es fruto de la obligación y es su deber.
  • Cada aportación del empleado se ignora y se le coarta para que no piense y únicamente se dedique a trabajar.
  • Se busca el enfrentamiento entre empleados con la creencia errónea de que así trabajarán más.
  • La empresa solo se preocupa de producir más ignorando a la plantilla.

Beneficios de aplicar la Cultura Organizativa en una empresa

Beneficios de la cultura organizacional

Según distintos informes, los trabajadores y los directivos en los que la compañía aplica una correcta cultura organizacional admiten los siguientes beneficios:

  • Mayor logro de éxito en todos los departamentos.
  • Obtención de mejores resultados empresariales con diferencia.
  • Mejor ambiente de trabajo.
  • Trabajadores moralmente más fuertes y motivados.
  • Amplia satisfacción laboral.
  • Personal más implicado con la empresa.
  • Clientes más satisfechos, y por tanto, una mayor fidelización de los mismos.

Áreas clave para aplicar la cultura organizacional

Para conseguir este importante cambio, la empresa deberá centrar su cambio de visión transformando las siguientes áreas de importancia esencial:

  • Establecer programas de incentivos para motivar a los empleados.
  • Capacitar a los trabajadores mediante acciones que les hagan descubrir sus fortalezas y aptitudes.
  • Definir correctamente los valores que van a regir la política de empresa teniendo en cuenta a los trabajadores.
  • Tener líderes que creen y fomenten las buenas relaciones dentro del ámbito laboral para que este suponga un medio idóneo en el que desarrollar una carrera profesional.
  • Fomentar una buena actitud en los empleados.
  • Crear lazos de relación que sean fuertes y estables.
  • Generar una administración que sea efectiva.
  • Apoyar las nuevas ideas y fomentar la innovación.
  • Disponer de los recursos, herramientas y tecnologías necesarios para su implementación.
  • Hacer una correcta selección de personal, además de retener y fidelizar a los empleados.

Cuáles son las áreas clave donde aplicar la cultura organizacional

Podemos comprobar que la cultura organizacional es un hecho demostrado de éxito en la compañía. También que es hacia donde tienden las empresas en su organización.

De este modo podemos mostrar como ejemplos casos de grandes compañías importantes que han apostado por este método para aumentar su productividad y lo han conseguido. Algunas de estas son Coca Cola, Disney, Iberdrola, Starbucks, Bimbo, Google, Microsoft, etc. Compañías que sin duda son un referente a nivel mundial en el mundo empresarial.

¿Te animas tú también a implantarlo en tu empresa? ¿necesitas un consultor que te ayude en el proceso? En ANEC podemos ayudarte a mejorar tu empresa, gracias a nuestros consultores expertos en diferentes áreas.

No dejes pasar esta oportunidad.

Imagen: Viral Solutions

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

ANEC

Asociación Navarra de Empresas de Consultoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *