COMUNICACIÓN INTERNA Y COMPETITIVIDAD

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

 

La crisis nos ha castigado con dureza a las empresas de comunicación. Suele pasar. Y que conste que entiendo a aquellas organizaciones que deciden cortar el presupuesto en marketing, publicidad o comunicación porque la situación tan difícil por la que están pasando les hace pensar solo en el corto, cortísimo plazo. Estos 3 o 4 últimos años me lo han dicho en varias ocasiones: “Estamos encantados con vuestro trabajo, volveremos a llamaros, pero ahora solo nos preocupa poder pagar a los trabajadores y a los proveedores a final de mes”. No entiendo, en cambio, a las que deciden recortar por “estética”. También nos lo han dicho más de una vez: “No vamos a hacer nada más por ahora para que el Comité de Empresa no nos diga que tenemos dinero para comunicación pero no para mejora el convenio”. El Comité puede decir lo que quiera, pero la dirección debe tener muy claro que cortar la inversión en comunicación externa e interna suele traer graves consecuencias. Afortunadamente casi todas estas empresas han ido regresando “del más allá” a lo largo de este año y estamos pudiendo reconstruir sus principales canales de comunicación.


Una de las consecuencias más positivas de esta crisis, desde el ámbito de la comunicación, es que muchas de estas organizaciones se han dado cuenta de que no es la tecnología sino el factor humano la clave de la diferenciación entre unas y otras. La comunicación interna mejora el clima social, potencia la implicación, el compromiso y participación, ayuda a fortalecer el sentimiento de pertenencia y de ligazón a la cultura de la empresa, aspectos que ayudan a mejorar el ambiente laboral, a crear una organización ágil y dinámica y, en definitiva, a mejorar la productividad. El empleado debe ser, por tanto, el centro de esa comunicación … pero ¿qué atención es la que verdaderamente se le presta? Piense y responda a la pregunta de cómo quiere que sea percibida la empresa por sus trabajadores. Y piense y responda a continuación si está haciendo lo necesario para ello.


No olvide que siempre es más barato invertir en comunicación que tener que gestionar las consecuencias de una mala o nula comunicación. El no comunicar es ya una forma de entender la comunicación. Siempre, pero más en situaciones de cambio como la actual, la comunicación se convierte en un aliado para conseguir los objetivos estratégicos de la empresa.


Consejos básicos


Déjese ayudar por una empresa externa. Desde otra óptica podrá analizar la situación en la que se encuentra y establecer el plan de actuación adecuado, así como dar la formación a los directivos y equipos que colaboren en las funciones de comunicación.


Implique a los directivos. Defina funciones. Qué responsabilidades tiene cada uno de ellos en la comunicación interna de la empresa. Sin su implicación no puede funcionar ningún plan de comunicación interna.


Escuche a los empleados. Analice y esté atento al clima laboral de su empresa. Use herramientas como las entrevistas. Realice un diagnóstico de la situación. Le dará pautas de por donde tiene que actuar.


Planifique la estrategia. Establezca un Plan de Comunicación Interna. No haga de vez en cuando acciones puntuales de comunicación interna. No improvise. Elabore un plan estratégico en el que se recojan tiempos y acciones con sus correspondientes objetivos a conseguir y soportes para lograrlo.


Defina sus valores corporativos y elija los canales para transmitirlos. En un plan de comunicación interna lo primero que se necesita es definir los mensajes que se quieren trasladar a los trabajadores y qué soportes se van a utilizar para ello. Estos valores reflejarán la cultura de la empresa.


Haga participe a toda la plantilla. No se trata sólo de transmitir, de informar, sin más. Hay que promover a la participación y generar emociones para lograr integrar a las personas en los objetivos de la empresa. Propicie sistemas de participación entre los trabajadores y los diferentes departamentos


Mida resultados. Establezca un sistema de evaluación periódico y una mejora continua de la estratégica de comunicación interna.


Prevea situaciones de crisis. Casi todas las organizaciones tienen que hacer frente antes o después a una situación muy delicada. En los momentos difíciles hay que comunicar más y mejor.


Fomente la utilización de canales que permitan la inmediatez y la interactividad. Busque un estilo directo en la comunicación.

 

Joaquin Echenique Huarte

@joaquineche

Socio consultor de Grupo Novacom


 

 

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *