Cómo Combinar la Vida Profesional y Personal siendo Consultor

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si en ocasiones combinar la vida profesional y personal puede llegar a convertirse en un auténtico suplicio en cualquier profesión, cuando nos adentramos en el mundo de la consultoría lo extraño es que no haya problemas al respecto. La vida del consultor no es fácil, eso ya lo sabemos, pero debemos dejar claro que esta afirmación no se refiere únicamente al aspecto laboral de la profesión.

Combinar vida profesional y personal siendo consultor

Aunque a veces no lo parezca, los profesionales de la consultoría tenemos vida más allá del trabajo, una vida que incluye familia, amistades, hobbies y aficiones, problemas, hipotecas o alquileres, y un largo etcétera de factores que, hasta aquí, podrían configurar la vida de cualquier ser humano normal y corriente.

Sin embargo, por nuestra profesión sabemos que la autocompasión no es nada positiva y que las excusas no sirven de nada. Si te dedicas a la consultoría está claro que es porque te gusta hacerlo, somos unos privilegiados y quejarnos no sirve de nada, buscar soluciones es otro de nuestros fuertes y eso mismo debemos hacer cuando se trata de conciliar la vida profesional con la personal. A continuación te damos las claves.

Planifica

Seguramente la planificación es la piedra filosofal de la conciliación laboral y familiar, más que nada cuando eres empresario o autónomo y todo depende de ti. Si eres un desastre planificando tus movimientos tienes dos opciones: o dejas por la puerta de atrás el mundo de la consultoría, o cambias radicalmente este defecto. Nosotros apostamos por la segunda, sobre todo si tienes aptitudes como consultor.

Debes tener controlado a la perfección el corto plazo, bastante bien planificado el medio plazo y medianamente pensado el futuro. A todo esto, también podemos añadir los huecos para los imprevistos, siempre y cuando seas bueno oteando el horizonte temporal. Eso sí, si planificas hazlo bien y sé realista, no trates de trabajar 25 horas en un solo día porque no es factible.

Por último, dentro de la propia planificación cabe hablar también de flexibilidad. No deberías ser ni muy rígido ni demasiado despreocupado, en el término medio está la virtud. No te empecines en cumplir un plan que te habías marcado cuando surge algo que lo imposibilita, pero tampoco tengas mucha facilidad para saltarte a la torera lo que tú mismo habías estipulado por la primera razón que se presente.

Selecciona

Selecciona adecuadamente tus tareas y no aceptes más de lo que puedes dar, tanto a nivel laboral como en lo que respecta a lo familiar. De hecho, éste es uno de los problemas principales y más habituales con los que nos encontramos los consultores, que en ocasiones podemos llegar a convertirnos en auténticos adictos al trabajo, pero en esta vida no se puede tener todo.

Así pues, cuando el trabajo apremie lo mejor será dejar pasar algunas cosas, porque ya se sabe que quien mucho abarca poco aprieta. Es obvio que cuanto más se pueda abordar, mejor, pero para un consultor la obligación de tener que ser selectivo puede ser muy positiva, ya que ello implica que hay trabajo de sobra.

Independízate

Busca momentos de independencia para combinar tu vida profesional y personal

A simple vista puede parecer incoherente, pero lo cierto es que alejarse del trabajo y de la familia momentáneamente puede ser muy fructífero para poder combinar con éxito y tranquilidad ambas vidas. Buscar tiempo para uno mismo cuando ya es complicado compaginar lo laboral y lo familiar puede parecer contraproducente, pero tomar aire nunca estará de más.

Todo tiene una explicación, y en este caso es muy sencilla: disfrutar de algo de tiempo de soledad -por poco que sea-, ya sea leyendo un libro, yendo al cine o poniendo en práctica tus aficiones favoritas, puede ayudarte mucho a recargar las pilas y retomar todo con más ilusión y motivación. Esto se traducirá inevitablemente en mayor energía para afrontar tus retos y una salud mental totalmente imprescindible en una profesión realmente estresante, como lo es la consultoría.

Prioriza

Casi al mismo nivel que las mencionadas y necesarias elecciones está el hecho de priorizar. Y es que una cosa lleva a la otra, pero no son necesariamente sinónimos. Cuando se trata de escoger entre dos opciones, no nos engañemos, los consultores siempre tendemos a apostar por el trabajo por vocación y porque, como veníamos diciendo, en muchos casos rozamos la adicción.

Pero aquí se trata de combinar lo laboral con lo personal y lo cierto es que también estaría bien combinar las prioridades. No es cuestión de poner nunca una cosa por encima de la otra ni viceversa, sino de saber priorizar en cada momento lo que corresponde poniéndolo en una balanza que nunca falla -o que al menos no debería hacerlo-, la del sentido común.

Marca objetivos

Dentro de la planificación resulta indispensable marcarse objetivos, los cuales deberás cumplir para satisfacer la conciliación familiar, por supuesto. Por ejemplo, marcarte el sencillo objetivo de concluir todas tus tareas antes del fin de semana para poder disfrutar de lo personal te facilitará mucho las cosas y te evitará problemas en ambos aspectos.

Proponerte objetivos fuera de lo profesional tampoco está de más, porque ineludiblemente esto podrá ayudarte en el trabajo. Márcate como meta unas vacaciones y verás como cunde más el trabajo y lo llevas a cabo con una motivación mucho mayor. Al final de eso se trata, de cumplir objetivos en uno y otro lugar para que todo funcione a la perfección.

Da a cada cosa la importancia que tiene

Da a cada cosa la importancia que tiene, tanto en la familia como en el trabajo

Sabemos que te vamos a pedir algo complicado, pero por intentarlo que no quede: trata de evitar al máximo el estrés en tu trabajo. No saques las cosas de quicio ni pierdas la cabeza por cualquier motivo. Si algo tiene solución, búscala, y si no tiene solución no es un problema, así que déjalo pasar.

Los dramas no son buenos y vivimos de una profesión, la consultoría, en la que es de vital importancia mantener la calma en todo momento, y para lograrlo es clave que le otorguemos a cada situación la importancia que tiene. Relativiza lo que te salga mal y tómalo como un aprendizaje, no te obceques con asuntos perdidos de antemano y agilizarás tus tareas notablemente.

Disfruta

Tienes trabajo y eso es algo que ya de por sí es maravilloso. Pero desde ANEC ya lo hemos dicho muchas veces y todavía nadie nos ha demostrado lo contrario: la consultoría es una profesión eminentemente vocacional y eso es un punto muy a tu favor para mostrar agradecimiento. Disfrutar de tu trabajo seguramente es la mejor manera de hacerlo.

En ocasiones aquello de pasarlo bien cuando llevas a cabo tus tareas puede parecer una quimera, pero lo cierto es que es posible hacerlo y más todavía cuando ejerces de consultor. Tú has elegido esta profesión por voluntad propia, y disfrutar de ella al máximo te ayudará mucho a combinarla con tu vida personal y familiar, momentos de los que por cierto también deberías disfrutar al máximo. De este modo, siempre tendrás ganas de vivir cada momento y no pondrás uno por encima del otro.

Consulta y decide

Tanto si eres autónomo como si eres jefe o trabajador por cuenta ajena debes tener a alguien con quien consultar cada paso que des en tu trabajo. Ya sean los clientes, tus superiores, o algún socio o compañero, no importa, consultar tus decisiones te permitirá compartir responsabilidades y dejar de centrarte únicamente en un trabajo en el que solo tú has de dar la cara.

Por otro lado, deberías hacer lo propio con tu familia o amigos. Consulta los planes y no te acostumbres a tomar decisiones individuales que poco tienen que ver con la vida real, ya que normalmente hablamos de momentos compartidos. De hecho, es más, no está mal que consultes asuntos laborales con la familia y que hables de lo personal con los compañeros de trabajo; una gran receta para combinar asuntos de manera directa.

Delega

Delega tareas para darte un respiro en tu vida profesional y personal

Si tienes la posibilidad de delegar tareas no dudes en hacerlo, no puedes encargarte tú solo de todo. Si no tienes la opción de delegar, búscala y benefíciate de ella. No es tan complicado hacerlo, hay muchas personas buscando trabajo y muchos consultores que podrían crecer a tu lado, se trata de escoger al compañero o subordinado adecuado para poder apoyarte en él.

Si tienes un gran volumen de trabajo, enhorabuena, eso quiere decir que eres un gran consultor. Ahora bien, esto no significa que tengas que acumular una barbaridad de tareas que te aíslen de tu vida personal y familiar para ganar algo más de dinero. La avaricia rompe el saco, y esto también sirve a la hora de hablar de trabajo y de economía.

Asóciate

Algo similar, aunque no es exactamente lo mismo, podemos hacer gracias a la asociación, un invento maravilloso. ¿Qué te vamos a decir nosotros que somos directamente una asociación? Todo lo que hablemos en referencia a esto será positivo. Y es que buscar asociados en tu trabajo te puede ayudar mucho a mejorar, pero también es muy útil cuando se trata de combinarlo con tu vida personal.

Y si en una profesión como la consultoría siempre es bueno buscar asociaciones, ni que decir tiene que cuando se trata de la vida familiar esto es directamente una obligación, y si no, te tendrás que atener a las consecuencias. Fuera de bromas, es obvio que la asociación es algo positivo en cualquier ámbito y que en este caso sigue la misma línea que lo que veníamos diciendo sobre la consulta de decisiones.

Cuenta con ANEC

Cuenta con ANEC para facilitar la combinación de tu vida profesional y personal

Por último, y justo cuando terminamos de hablar de la asociación como un aspecto clave de la conciliación de la vida laboral y personal, te traemos un último consejo tan opcional y positivo como todos los anteriores. Contar con ANEC te va a permitir combinar todos los ámbitos de tu vida sin problema alguno, ¡sí, sí, como lo oyes!

Y es que asociarte a un gran número de empresas dedicadas a la consultoría te supondrá tener siempre a mano un apoyo, un asesoramiento y una ayuda que te resultarán inestimables para desarrollar tu trabajo como consultor. No lo dudes y ponte en contacto con nosotros, estamos para ayudarte y, por supuesto, tu ayuda también será perfectamente recibida, ¡siempre que ésta aportación no te impida conciliar tu vida laboral y personal!

Imagen: InsiderIndian

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

ANEC

Asociación Navarra de Empresas de Consultoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *