¿Por qué es tan difícil que una empresa familiar salga exitosa de su relevo generacional?

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En el artículo abordaremos algunas claves para un buen relevo generacional en la empresa. Además veremos los problemas a los que se enfrenta un emprendedor a la hora de ceder el control de su empresa a sus sucesores y cómo debería discurrir ese relevo en una empresa familiar.

claves para un buen relevo generacional

El origen de una empresa familiar suele ser en la mayoría de los casos un emprendedor, que hace de manera simultánea de Propietario de la empresa y de Gestor de la misma.. Al estar esos dos roles concentrados en una persona, son fáciles de mantener mientras dicha figura esté operativa, puesto que el criterio de gestión es único.

Los problemas se precipitan cuándo los descendientes del Empresario se incorporan a la empresa. Y el error más común y generalizado es la confusión de los roles entre Propiedad y Gestión.

Otro problema que también suele ser bastante frecuente es la incapacidad para delegar del Socio Fundador, pero de ese hablaremos en otro artículo.

No es ningún problema que una empresa pase de tener un dueño a tener varios, sí lo es, en cambio, que pase de tener un único criterio de gestión a tener diferentes y, a priori, todos con la misma Entidad.

Mezclar los roles que tenemos en la familia con la gestión de la empresa, lleva a las empresas familiares a tomar decisiones tan desastrosas como:

  • Dar cabida a todos los miembros de la familia que sea necesario, sin tener en cuenta la capacitación de los mismos para los puestos que deben desarrollar, ni tampoco si realmente es necesario el puesto que se ha creado.
  • Que todos los miembros de la familia cobren lo mismo, de forma independiente al trabajo que desarrollan en la empresa.
  • Que las decisiones del día a día de la empresa se tomen por mayoría y no por conveniencia o de forma acorde a los intereses de la empresa. Esto sucede de forma habitual, aunque uno de los miembros de la familia suela tener el título de Gerente, no ejerce como tal.

Y de manera generalizada, se suelen trasladar los problemas familiares al entorno laboral, lo que conlleva ineficiencias para la empresa.

Con toda esta melange, tenemos todos los ingredientes necesarios para garantizar un fracaso estrepitoso en la realización del relevo generacional.

Claves para un relevo generacional adecuado

La clave para evitar ese tipo de situaciones es diferenciar claramente dos ámbitos:

  • Ámbito de la propiedad de la Empresa, donde todos los descendientes son Socios de la misma.
  • Ámbito de Gestión de la Empresa, donde las familias deben ser valientes y preguntarse, si entre sus miembros existe alguno que tenga la aptitud y la actitud para seguir dirigiendo la empresa, así como el respaldo de los demás.

En caso afirmativo, debe desarrollarse los medios de control y seguimiento necesario. Y en caso negativo, se debe pensar en la externalización de la gestión.

En definitiva, para que este tipo de empresas salgan exitosas de sus relevos generacionales es vital que sepan diferenciar claramente lo que es un papel de propiedad – accionista, de lo que es el papel de dirección-gestión de la empresa.

Cabe mencionar también que el fracaso de estos procesos, suele implicar la ruptura de la familia, o cuando menos la introducción de elementos de tensión importantes.

Por este motivo, es recomendable abordar estos procesos con tiempo y de la mano de profesionales, que sean los que pauten los pasos a seguir y aporten criterio y sentido común al proceso.

marisa alonso relevo generacional

 

 

 

 

 

Marisa Alonso Quintana

Socia de ACCOMPANY

 

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *