Claves para entender los productos ecológicos

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

De todos es sabido que el sector alimentario es uno de los que “menos mal” está llevando la situación que estamos viviendo. Actualmente es uno de los más activos en materia de certificación (IFS, BRC, ISO 22000, etc.).

Más allá de la seguridad alimentaria, la ecología se ha convertido en un elemento diferenciador y en auge. El bombardeo al que nos vemos sometidos estos últimos años en esta materia nos ha animado en SINERGIUM a tratar de poner un poco de claridad en este asunto.


A. ¿QUÉ DIFERENCIAS EXISTEN ENTRE UN PRODUCTO ECOLÓGICO, BIO O BIOLÓGICO Y ORGÁNICO?


Actualmente la legislación española considera los términos bio, eco, org, o lo que es lo mismo, biológico, ecológico y orgánico, como sinónimos y corresponden a productos procedentes de la agricultura ecológica.

Cada día aparecen en el mercado nuevas gamas de productos anunciando propiedades, valores o contenidos que las diferencien de otras, como es el caso de la incorporación de bífidus, vitaminas, ácidos oleicos y otros, intentando así diferenciarse y ser más competitivos.

Entre tanto bombardeo de novedades en cuanto a contenido, cabe destacar también los diferentes términos con los que se señalan a muchos productos alimentarios y que se pueden prestar a diferentes interpretaciones entre los consumidores.

Los términos “ecológico”, “biológico” u “orgánico”, así como sus diminutivos y derivados habituales, tales como “bio”, “eco”, etc., se pueden utilizar de manera indistinta para referirse al método de producción ecológica.

Se define la agricultura ecológica como la técnica que “no emplea en los cultivos ni abonos sintéticos (nitrogenados o fosforados) ni pesticidas sintéticos”, proporcionando beneficios para el medioambiente, la comunidad agrícola local y unos productos ricos en nutrientes, vitaminas y minerales.

Todos y cada uno de ellos deben tener la certificación de alimentos ecológicos, que garantiza que todas estas premisas se cumplen.

 

Es criterio del consumidor decidir qué tipo de alimentación escoge, si la convencional o la ecológica. En este último caso, el etiquetado puede ser útil para elegir un producto ecológico.

Desde julio del 2010 existe un único logotipo, la EUROHOJA, obligatorio por la Unión Europea (UE), que certifica que el producto que lo lleva ha pasado los exigentes controles europeos para este tipo de alimentos y tiene como objetivo garantizar la protección de los consumidores y unos estándares comunes.



La Euro-hoja, que utiliza como color predominante el verde y muestra una hoja formada por las estrellas comunitarias, es el modelo ganador del concurso organizado el año 2010 por la Comisión Europea, abierto a los estudiantes de arte y de diseño de la UE, para la creación de una nueva eco-etiqueta. El ganador, y por tanto el creador de la Eco-hoja, fue el estudiante alemán Dusan Milenkovic.



En España, los alimentos producidos bajo estos principios podrán llevar también otro logotipo que indica que el producto ha pasado los controles e inspecciones exigidos por organismos dependientes de las Comunidades Autónomas.

El distintivo es similar en todas las autonomías para facilitar su identificación por el consumidor.

 



B. ¿QUÉ ES LA ETIQUETA ECOLÓGICA EUROPEA (EEE)?


La Etiqueta Ecológica Europea (EEE) es un distintivo voluntario de calidad ambiental, establecido en 1992. El objetivo es promover productos que pueden reducir los efectos ambientales adversos.

Las condiciones para la concesión de la etiqueta ecológica se definen según categorías para una gran variedad de productos de uso común, exceptuando alimentos, bebidas y medicamentos.

Por tanto, una empresa que desee disponer de la Etiqueta Ecológica, en primer lugar debe asegurarse de que existen criterios ecológicos establecidos para la categoría de productos y/o servicios que se pretende adherir al sistema.

La solicitud de concesión del uso de la Etiqueta Ecológica se presentará ante el organismo competente de la comunidad autónoma de la que proceda dicho producto.

Los productos a los que se les haya otorgado la Etiqueta Ecológica Europea podrán utilizar dicha etiqueta en cualquier parte del producto.

 


El logotipo de la EEE presenta el siguiente diseño con la característica forma de flor.


España es uno de los principales países europeos en materia de concesión de etiquetas ecológicas. Los productos sujetos a Ecoetiqueta Europea se pueden buscar en el siguiente link: http://ec.europa.eu/.

 


La etiqueta ecológica es un distintivo, común a todos los países de la Unión Europea, que se otorga a determinados productos, que siguiendo una serie de criterios ecológicos, se considera que tienen un menor impacto medioambiental en comparación con otros productos de la misma categoría.

 

C. EN RESUMEN


Los consumidores, con nuestro interés por la salud y por preservar el medio ambiente, influimos para que el mercado se guíe por criterios más ecológicos. Paralelamente, el mercado evoluciona ofreciendo productos y servicios saludables para las personas y respetuosos con el medio ambiente.


Como consecuencia de esta rueda, hemos visto en los puntos anteriores que se han desarrollado e implantado las certificaciones de alimentos ecológicos con sus logotipos correspondientes (a nivel europeo y a nivel estatal) y por otro lado, las ecoetiquetas, o etiquetas ecológicas, genéricas para productos no alimenticios.


Pero no termina aquí, la cantidad de avances y novedades es tan grande como la demanda del consumidor, de aquí que ya estemos viendo la evolución en cuanto a eficiencia energética, etiquetas de valorización de residuos, etiquetas de punto verde, símbolo Sigre, etc. Vamos avanzando.

 

Maria Eugenia Oroz

Sinergium

Comparte el post en tus Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *